News and Facts about Cuba

Sucesión, carisma y realidad

Opinión
Sucesión, carisma y realidad

Tras el nefasto gobierno de , ¿sería una opción menos
desastrosa la de alguien como su hermano Raúl?

Arnaldo Yero, Miami

viernes 30 de marzo de 2007 6:00:00

Dos elementos utilizados para pronosticar el fracaso de la sucesión de
Fidel Castro por su hermano Raúl han sido la excepcionalidad del
liderazgo del primero y la falta de carisma del segundo.

Las distintas variantes del argumento concluyen, en esencia, que la
genialidad política de Fidel ha sido el factor clave para la
supervivencia de la revolución y que Raúl, un hombre gris que ha vivido
siempre a la sombra de su hermano, no tiene la capacidad ni el
magnetismo de éste para conducir el país.

El razonamiento es cuestionable porque sugiere, primero, que Fidel
Castro ha conducido exitosamente su régimen durante todos estos años.
Segundo, porque implica que la sucesión equivale al mantenimiento del
statu quo por parte de los sucesores —razón por la que sería necesaria
una personalidad como la del comandante para llevarla a cabo.

Tercero, porque utiliza elementos tangenciales, como el carisma o la
falta de éste, para pronosticar el resultado de un proceso, hasta el
momento temporal, cuyo obstáculo principal es precisamente la
supervivencia misma del , que impide a los sucesores cualquier
iniciativa política de envergadura. Cuarto, y tal vez lo más importante,
porque confunde las características peculiares del sujeto con su
capacidad real para conducir la nación.

Más esclarecedor sería, para constatar sus efectos en la cosa pública y
contrastarlo después con las alternativas a mano, analizar no si el
estilo de gobierno de Fidel es excepcional, sino cuáles han sido los
resultados concretos de su liderazgo carismático; porque la cuestión no
es dilucidar si Castro ha sido un político con un instinto prodigioso
para mantenerse en el poder, o si ha sido capaz de derrotar a la mayoría
de sus adversarios, sino hacia dónde ha llevado al país durante su
mandato, y cuál es el costo de oportunidad que ha tenido y tiene que
pagar Cuba, incluida buena parte de la clase dirigente actual, por el
inmovilismo en que mantiene sumido a la nación.

¿Líder visionario o Robespierre sempiterno?

En una carta desde presidio, fechada el 23 de marzo de 1954, Castro
escribió: "Robespierre fue idealista y honrado hasta su muerte. La
revolución en peligro, las fronteras rodeadas de enemigos por todas
partes, los traidores con el puñal levantado a la espalda, los
vacilantes obstruyendo la marcha; era necesario ser duro, inflexible,
severo; pecar por exceso, jamás por defecto cuando en él pueda estar la
perdición. Eran necesarios unos meses de terror para acabar con un
terror que había durado siglos. En Cuba hacen falta muchos Robespierres".

Esa terrible visión personal de Castro, concebida mucho antes de llegar
al poder y de su confrontación con , ha sido la pesadilla
que les ha impuesto a los cubanos no por unos meses, sino por más de 48
años.

En otra carta, fechada el 15 de abril del mismo año, exclamaba: "¡Con
cuanto gusto revolucionaría este país de punta a cabo! Estoy seguro que
pudiera hacerse la felicidad de todos sus habitantes. Estaría dispuesto
a ganarme el odio y la mala voluntad de unos cuantos miles, entre ellos
algunos parientes, la mitad de mis conocidos, las dos terceras partes de
mis compañeros de profesión y las cuatro quintas partes de mis ex
compañeros de colegio. ¿Has visto cuántos lazos invisibles debe romper
el hombre que se proponga cumplir cabalmente con sus ideas?".

Ese es el hombre que ha gobernado a Cuba a su capricho desde 1959, con
una voluntad obsesiva de hacer cumplir sus ideas y un desprecio total
por aquellos que no las comparten, que no son unos cuantos miles, sino
millones de personas.

Es cierto que Fidel Castro ha sido el factor aglutinante de la
revolución cubana, pero también ha sido al mismo tiempo el principal
elemento desestabilizador del país, porque al tratar de prolongar
indefinidamente ese momento revolucionario para satisfacer sus
ambiciones personales, ha mantenido artificialmente a la sociedad en un
estado de crisis permanente durante décadas y ha sometido a Cuba, con la
dedicación de un Robespierre sempiterno, a una serie interminable de
peripecias políticas y económicas que nada tienen que ver con el interés
nacional ni con las necesidades y aspiraciones de los cubanos.

¿Revolucionario infalible o ladrón de oportunidades?

Desde 1922, Ludwig Von Mises expuso las fallas del sistema de economía
centralizada que llevaban adelante los comunistas rusos. Otros
economistas de prestigio, como Friedrich A. Hayek y Joseph A.
Schumpeter, ampliaron esa crítica profunda del socialismo y del
colectivismo, que, junto a los pobres resultados del socialismo real,
atestiguaban claramente la ineficacia del sistema.

En febrero de 1956, tras las denuncias de Nikita Jruschov en su famoso
discurso secreto ante el XX Congreso del PCUS, y después de la invasión
a Hungría en noviembre del mismo año, no quedaban dudas tampoco sobre
los horrores del totalitarismo soviético. Sin , a pesar de toda
la evidencia empírica y las refutaciones teóricas, Fidel Castro escogió
para Cuba, sin consultar a los cubanos, la vía del socialismo e implantó
un régimen dictatorial de corte estalinista.

La expresión "costo de oportunidad" se utiliza en economía para designar
el costo de algo en términos de una oportunidad perdida y de los
beneficios que pudieran haberse recibido de dicha oportunidad, o de la
alternativa más valiosa que se perdió. Cabe entonces preguntarse: ¿Cuál
ha sido el costo de oportunidad que ha tenido que pagar el país por las
decisiones de Castro como líder?

En una carta enviada a Celia Sánchez, fechada el 5 de junio de 1958 en
la Sierra Maestra, Fidel escribió: "Al ver los cohetes que tiraron en
casa de Mario, me he jurado que los americanos van a pagar bien caro lo
que están haciendo. Cuando esta guerra se acabe, empezará para mí una
guerra mucho más larga y grande: la guerra que voy a echar contra ellos.
Me doy cuenta que ese va a ser mi destino verdadero".

El problema fue que al emprender su guerra personal contra Estados
Unidos tras tomar el poder, involucró al resto del país en dicho
conflicto y lo ató de pies y manos a su destino personal. ¿Cuál ha sido
el costo de oportunidad que hemos tenido que pagar todos los cubanos por
esa decisión arbitraria?

¿Cuál sería el desarrollo alcanzado por Cuba y cuál el bienestar de sus
ciudadanos, si en vez de implantar un sistema socialista de corte
soviético, Castro, apoyado por todas las clases sociales del país,
después de ganar unas elecciones libres y limpias en 1960, hubiera
emprendido un programa de desarrollo basado en la economía de mercado,
como hicieron por la misma época los llamados "pequeños dragones"
asiáticos: Corea del Sur, Hong Kong, Singapur y Taiwán, con la ventaja
de estar a solamente 90 millas del socio comercial más próspero del mundo?

¿Cuánto dolor y sufrimiento inútil le habría ahorrado a la familia
cubana, si en vez de empeñarse en liderar una revolución mundial contra
Estados Unidos para realizar su recién descubierto destino mesiánico, se
hubiera dedicado a llevar a cabo un gobierno de unidad y reconciliación
nacional, para restañar las heridas de la guerra civil y perfeccionar
las instituciones democráticas?

Las fallas de la democracia representativa y el constitucionalismo
liberal en Cuba no se debían a la inviabilidad intrínseca de dichos
mecanismos de gobierno, sino a que el país, en apenas 57 años de
República independiente, no había tenido tiempo de desarrollar una
cultura cívica de masas lo suficientemente sólida para contrarrestar el
ethos revolucionario imperante y otros lastres heredados de la colonia.

Cuba, en 1959, no necesitaba una revolución socialista que al final no
pudo resolver problemas fundamentales como el subdesarrollo, la
dependencia económica, la corrupción administrativa, la prostitución, la
desigualdad social, la falta de garantía para las libertades
individuales, el irrespeto a las leyes y las instituciones, y el
mantenimiento de la alternancia en el poder; sino perfeccionar la
democracia representativa, sanear las instituciones políticas de
funcionarios venales y continuar fomentando el despegue económico que se
venía gestando en la década de los años cincuenta, con una mayor dosis
de justicia social —ideales por los que lucharon la mayoría de los que
combatieron a Batista.

¿A quién se le podía ocurrir entonces que el camino idóneo para la
realización de dichos ideales de desarrollo, justicia social, paz y
prosperidad, eran un sistema económico fracasado y una dictadura
totalitaria marxista leninista, como no fuera a un ignorante político, a
un aspirante a dictador vitalicio, o a un narcisista indiferente al
destino de sus semejantes?

La patria como pedestal

¿De qué vale a los cubanos, por ejemplo, que Fidel haya sobrevivido a
los planes de atentados de la CIA, si ellos, para sobrevivir, tienen que
colocarse al margen de las leyes draconianas del país y muchos terminan
sus vidas ahogados en el Estrecho de la Florida buscando un futuro mejor?

¿Qué importa que haya derrocado a la dictadura autoritaria de Fulgencio
Batista el 31 de diciembre de 1958, si el 1 de enero de 1959 comenzó a
imponer su propia tiranía totalitaria?

¿Qué relevancia tiene que tenga una memoria fotográfica perfecta, o que
sea "incapaz de concebir una idea que no sea descomunal", cuando la
sociedad tiene que pagar a diario el precio de sus desatinos y vivir de
acuerdo a su concepción particular del mundo, porque él es el único que
puede pensar y actuar libremente bajo su régimen?

¿Para qué sirve la llamada educación "gratuita" que ofrece la
revolución, si después de graduarse, tras haber trabajado desde niño en
el campo, el cubano de hoy no tiene derecho a establecer un negocio, o a
comprarse una casa, o un automóvil, u hospedarse en un de lujo, o
siquiera comer en un de primera, porque son "privilegios"
reservados para los extranjeros y para los miembros de la nomenclatura?

Líderes carismáticos o con arraigo popular ha habido muchos que llevaron
a sus pueblos al desastre, como Lenin, Mussolini, Hitler, Stalin, cuyos
"éxitos" pueden contarse en millones de víctimas.

Si Castro no los superó a todos al llevar al mundo a un holocausto
atómico, es porque Jrushov optó por continuar negociando con John F.
Kennedy en los momentos más difíciles de la Crisis de los Misiles de
1962, en vez de mantenerse inflexible y lanzar un ataque nuclear contra
Estados Unidos en caso de una invasión a Cuba, como le había sugerido
Fidel en una misiva el 25 de octubre de ese año.

Del mito al hecho…

El análisis de su trayectoria indica que Fidel maximizó siempre dos
variables, primero la de llegar al poder y después la de mantener el
poder a toda costa, aunque para ello tuviera que engañar a la opinión
pública, traicionar la causa democrática por la que dijo luchar,
sacrificar al pueblo cubano en aras de su agenda política personal y
llevar a la muerte hasta a sus propios compañeros de lucha. ¿Cómo
conciliar entonces su mito de líder extraordinaire con la realidad?

En su alegato La historia me absolverá, Castro dijo luchar para
restablecer la Constitución de 1940 y basó su derecho a rebelarse en las
libertades garantizadas por el constitucionalismo liberal que decía
defender, mientras que en sus cartas de presidio recomendaba a sus
seguidores: "Mucha mano izquierda y sonrisa con todo el mundo. Seguir la
misma táctica que se siguió en el juicio: defender nuestros puntos de
vista sin levantar roncha. Habrá después tiempo de sobra para aplastar a
todas las cucarachas juntas".

En la Sierra Maestra, y después del triunfo contra Batista, repitió una
y otra vez que no era comunista, para declarar más tarde el "carácter
socialista" de la revolución, el 16 de abril de 1961, y decir en
diciembre de ese año que siempre había sido marxista leninista y que lo
seguiría siendo hasta el último día de su vida.

Como resultado de ese patrón de actuación, cientos de miembros del 26 de
julio y del Ejército Rebelde, como el recién fallecido Mario Chanes de
Armas, asaltante del Moncada y veterano del Granma que cumplió treinta
años de prisión por oponerse al giro totalitario que tomaba la
revolución, y muchos otros que habían luchado contra Batista para
restablecer el ritmo constitucional de la República, se vieron
traicionados por Castro y comenzaron a combatirlo.

Mientras, los cuadros del viejo Partido Socialista Popular —que denunció
el asalto al Moncada en julio de 1953 y sobre el que pesa la duda sobre
la responsabilidad histórica por el asesinato de los asaltantes a
Palacio ultimados en Humboldt 7— ocupaban los mandos militares y se
infiltraban en el poder.

Vistos los hechos desde esta perspectiva, Castro se revela entonces como
la antítesis de lo que dice ser, porque después de liberar a la nación
de una dictadura autoritaria, la encadenó a una tiranía totalitaria; en
vez de impulsar el progreso y el desarrollo del país, lo condenó al
fracaso económico, la escasez y el empobrecimiento, al implantar la
economía centralizada y coartar la de empresa; lejos de
salvaguardar la soberanía nacional, se apropió de ella y convirtió a
Cuba en su coto privado, en una punta de lanza soviética, y ahora en una
dependencia económica de ; en vez de proteger la seguridad y la
integridad territorial del país, lo mantiene siempre en pie de guerra
para una virtual confrontación con Estados Unidos; lejos de garantizar
la paz ciudadana y el orden social, moviliza a la población
constantemente para avivar "el fervor revolucionario de las masas"; y es
el principal instigador de la discordia civil al crear todo un mecanismo
represivo callejero, que va desde las Brigadas de Respuesta Rápida hasta
los mítines de repudio, para hostigar a los opositores pacíficos y
mantener el terror psicológico sobre la población.

Pero si todo lo anterior no fuera suficiente para descalificarlo como
gobernante, Fidel Castro es, además, el principal enemigo de su propio
régimen, porque impide que evolucione de manera racional y civilizada
hacia formas más eficientes de manejar la cosa pública, fomentar el
progreso y conducir la sociedad. Pero como dice el proverbio indio:
"Tanto va el tigre a comerse las ofrendas en el altar, hasta que se
convierte en parte de la ceremonia".

Tanto ha repetido la propaganda castrista las virtudes del y
fundador de la patria socialista, que muchos llegan a creerse que
estamos hablando de un presidente, y no de un déspota ilustrado.

Tanto han elogiado la "oratoria extraordinaria" de Fidel sus
apologistas, que pasamos por alto sus interminables monólogos ante la
televisión nacional sobre las virtudes de las "ollas arroceras" y otras
sandeces, y olvidamos que el discurso de Abraham Lincoln en la
Dedicación del Cementerio Nacional de Gettysburg, el 19 de noviembre de
1863, en el que definió magistralmente las razones por las que luchaba
la Unión, contenía menos de 300 palabras agrupadas en diez oraciones, y
duró poco más de dos minutos.

Tanto nos han hablado de la revolución, en fin, que perdemos de vista
que las revoluciones constituyen un momento de cambio drástico en las
estructuras de la sociedad, y que después se convierten en el nuevo
statu quo, como la cubana, que desde hace décadas no es otra cosa que un
eufemismo para designar el ancien régime castrista, con su "monarca",
"estamentos" y "siervos" incluidos.

La realidad con nombre y apellido

Si después de 48 años, en Cuba no hay suficientes alimentos, ,
medicinas, electricidad, corriente, o papel sanitario, la culpa no
la tiene el embargo comercial de Estados Unidos, sino el bloqueo de las
libertades individuales implantado por Fidel Castro a partir de 1959 y
la economía centralizada, que fracasó no solamente en la Isla, sino en
la antigua URSS y en todo el bloque socialista.

Si después de casi cinco décadas de adoctrinamiento político, al hombre
nuevo no le queda otro remedio que escapar del paraíso socialista porque
en su país no existen perspectivas de progreso para él y su familia, la
culpa no es del imperialismo yanqui que obstaculiza la obra de la
revolución, sino de Fidel Castro, que obstaculiza la vida de todos los
cubanos al imponerles una visión equivocada del mundo, disfrazada ahora
de socialismo del siglo XXI.

Si después de décadas de paz, en las que la oposición le ha propuesto al
gobierno una y otra vez establecer un diálogo nacional para resolver
entre cubanos los problemas del país, en Cuba se condena a opositores
pacíficos a largas sentencias de prisión en medio de un clima de
histeria política propio de la Guerra Fría, no es porque los opositores
estén conspirando para atacar cuarteles o poner bombas en los cines y en
la vía pública, sino porque Fidel Castro necesita mantener un clima de
crisis permanente para poder gobernar de manera arbitraria.

Si los reformistas dentro del gobierno no pueden hacer cambios para
mejorar las condiciones de vida de la población, no es porque la
"hostilidad" de Estados Unidos (que le vende millones de dólares en
alimentos a Cuba todos los años) les impida hacer reformas, sino porque
Fidel Castro, mientras esté en posesión de sus facultades, no permitirá
que en el país se hagan dichos cambios, aunque para ello tenga que
fusilar a sus mejores generales, o defenestrar a todos sus ministros.

Más allá de la propaganda, el mito o el carisma, Fidel Castro ha sido
tan nefasto para los cubanos como gobernante, que incluso un personaje
tan gris y tristemente célebre como su hermano Raúl, si emprende los
cambios que necesita el país, sería una opción menos desastrosa que el
retorno del comandante.

Dirección URL:
http://www.cubaencuentro.com/es/encuentro-en-la-red/opinion/articulos/sucesion-carisma-y-realidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Cubaverdad on Twitter
Archives