News and Facts about Cuba

La Cuba postcastrista tendrá que reconstruir su identidad nacional

Publicado el domingo, 02.28.10
La Cuba postcastrista tendrá que reconstruir su identidad nacional
By JOSE AZEL
Especial para El Nuevo Herald

De una forma elemental, dos sistemas opuestos de valores están en juego.
Uno en el que priman los , las libertades y la
democracia, y otro en que la prioridad descansa en la prosperidad económica.

Estas alternativas son trascendentales, ya que el camino elegido
cristalizará la narrativa de la Cuba postcastro y por generaciones
venideras.

La reconstrucción de la nación cubana no puede tener lugar en medio de
un vacío político, o dentro de un marco totalitario, y menos sin
restaurar las libertades civiles y derechos políticos que permitan la
práctica de la tolerancia y la sabiduría política. La Cuba postcastro
tendrá que reconstruir, más que su economía, su identidad nacional.

Un punto de partida es reconocer plenamente que el sistema
político-económico cubano no es reformable, como un proceso evolutivo
darwiniano. Para ser exitoso el proceso de reforma cubano deberá ser de
base amplia, completo y llevado a cabo rápidamente y no un programa de
reformas graduales y tímidas.

Es necesaria una filosofía que potencie el sentimiento ciudadano para
recuperar las energías individuales e iniciar la recuperación de la
responsabilidad individual sobre el colectivismo asocial impuesto por el
castrismo.

Un cambio de sistema es sobre todo un proceso auto catalítico.
Corresponde que, aunque la ampliación del contorno político es una
condición necesaria, los requisitos de la democracia deben tener
prioridad y supremacía.

Para evitar un estancamiento político o el caos en Cuba después de
Castro, hay que afirmar el resurgir de una nueva forma de percibir el
futuro y del comportamiento ciudadano. Culturas políticas divergentes,
como escorpiones atrapados en una botella, no pueden evitar batallar de
manera

permanente.

Sin , las culturas políticas, a diferencia de los escorpiones, no
necesitan comprometerse en una lucha de eliminación hasta el final.
Culturas políticas divergentes pueden coexistir en un ambiente
democrático y participativo, siempre que todos los participantes acepten
la vía democrática para ventilar sus hostilidades.

Para que esto suceda, el gobierno cubano de transición no puede ser una
extensión ideológica directa del castrismo. La transición en Cuba no
puede ser una mutación pragmática más del castrismo. Tiene que ser su
antítesis.

Esta nueva forma de percibir el futuro debe basarse en la noción que las
experiencias sociales tácitas de las personas facultadas para decidir
libremente son una mejor guía para gobernar que la presunta racionalidad
de los reyes-filósofos mesiánicos.

Por otra parte, las libertades individuales y la autonomía personal son
esenciales para vivir plenamente. Son fundamentales para el confort
mental que da dignidad a la existencia humana.

Para reflexionar coherentemente sobre el futuro de Cuba, es necesario
entender que las potencialidades del país están sujetas, no sólo a
condiciones macroeconómicas, sino a las decisiones individuales de la
población. Es decir, que cambios económicos, no centralizados de
antemano en libertades individuales, y el fortalecimiento de la sociedad
a través de elecciones pluralistas, libres y justas; condenarían a la
sociedad cubana a vivir una existencia provisional de límite desconocido.

Esta es una condición que lesiona el espíritu humano y no promueve el
desarrollo de los valores democráticos de la sociedad. Las personas que
no logran ver el fin de su existencia provisional llevan una existencia
sin futuro y no pueden convertirse en ciudadanos que sostengan un estado
democrático.

Los derechos políticos y libertades civiles no son un lujo superfluo
para ser añadido al fin de un programa de reformas económicas. Ellos son
la esencia misma del progreso que le otorga a una ciudadanía el poder
para corregir errores, expresar descontento, y provocar cambios en el
liderazgo de la nación.

La democracia requiere un modelo de relación entre el estado y sus
ciudadanos que es radicalmente diferente del modelo de relación de un
estado marxista-leninista y el pueblo. Como consecuencia, el comunismo
cubano no puede ser reformado para lograr una verdadera transición
democrática, con resultados aceptables.

Para despertar las aspiraciones –para aventurarse a soñar y a tener
esperanza, para escapar de sus tareas diarias de Sísifo– la sociedad
cubana debe exorcizar la mitología de un máximo líder mesiánico y
alcanzar otros niveles de mental socio-política.

Esto no puede tener lugar dentro de una burocracia kafkaiana con una
complejidad absurda, desorientadora y amenazante. No puede tener lugar
dentro de la continuidad de un régimen autoritario disfrazado de un
régimen de cambio.

La nueva conversación cubana debe ser una que explique que las causas de
la prosperidad y el desarrollo se encuentran en los principios de la
democracia liberal y el imperio de la ley.

Esta visión de un mañana en Cuba comienza con una idea intransigente de
la . Es una visión que reconoce el tortuoso camino histórico y
las experiencias de la Cuba colonial, republicana, comunista y sus
legados. Pero, sobre todo, es una visión que no acepta el futuro de una
Cuba condenada de antemano por su pasado.

Una transición exitosa en Cuba requerirá, por encima de todo, una visión
convincente de esperanza para todos los cubanos, una irrefutable
realización que la vida puede recuperar su sentido a pesar de sus
aspectos trágicos. Se requiere una visualización del futuro que no
equipare la dignidad de una sociedad con beneficios económicos.

En Cuba después de los Castro, decisiones y caminos serán tomados.
Esperemos que sean los de la libertad individual y la autonomía personal
para que los cubanos puedan, de nuevo y para siempre, sentirse libres.

José Azel es investigador del Institute for Cuban and Cuban-American
Studies.

La Cuba postcastrista tendrá que reconstruir su identidad nacional –
Séptimo Día – ElNuevoHerald.com (28 February 2010)
http://www.elnuevoherald.com/2010/02/28/v-fullstory/664513/la-cuba-postcastrista-tendra-que.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Calender
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Cubaverdad on Twitter
Archives