News and Facts about Cuba

“Con la miseria que tenemos en este país” – Descarga de vecinos

“Con la miseria que tenemos en este país”: Descarga de vecinos
Miércoles, Noviembre 27, 2013 | Por Gladys Linares

“La transición ya se está efectuando en el lugar más importante, o sea,
en el alma y la mente de los cubanos, frustrados y desengañados de
tantas promesas incumplidas”.

LA HABANA, Cuba, noviembre, www.cubanet.org – Cada día se hace más
evidente el descontento de la población. No es raro que desconocidos
aprovechen cualquier espera forzosa para desahogarse de problemas
propios, y en muchos casos, comunes.

Así, ya es costumbre escuchar quejas y maldiciones contra el Gobierno en
paradas de ómnibus, en las colas de la bodega, de la carnicería, del
pan, en la cola de la posta médica.

Precisamente, en la cola de un Cuerpo de Guardia, un sábado al mediodía,
tuvo lugar la siguiente escena.

Los cerca de treinta asientos del salón de espera del Policlínico 30 de
Noviembre estaban prácticamente llenos, pues había una sola doctora de
guardia. Los enfermos realmente necesitados se quedaban, sin otro
remedio que armarse de paciencia, pero algunos se iban, calculando que
no saldrían de allí ni en dos horas.

Catalina no tenía más opción que hacer como los primeros, pues
necesitaba con urgencia una prescripción y ya en el Policlínico de
Lawton la habían “planchado”: aquella doctora le enseñó su lastimosa
provisión de tres recetas, las cuales, dijo, le exigían economizar, así
que si no era urgente…

Y aquí estaba ahora la mujer, esperando, como otras veinte y pico
personas, a que le tocara su turno. Al rato, llegó, adolorido, un hombre
de unos cincuenta años, que preguntó por el último, con voz malhumorada
por la cantidad de gente.

Cuando una señora le dijo que había un solo médico de guardia, el hombre
le contestó que era natural, si todos los médicos cubanos están en
, , Brasil o Haití, o en cualquier país menos en Cuba.
Que por eso hay tantos consultorios cerrados, y tantas colas en los
abiertos.

Intervino un joven muy correcto y bien vestido, que añadió que, al
parecer, los medicamentos se habían ido con los médicos. Otro afirmó,
convencido, que lo mismo había ocurrido con los aparatos médicos, a
juzgar por las noticias del NTV, en las que a menudo se hablaba no solo
de medicamentos repartidos gratuitamente, sino de hospitales enteros
donados por Cuba a esos países.

Una muchacha se preguntaba de dónde saca el Gobierno para regalar, si es
que cuando caes en un casi nunca hay con qué hacerte ni una
tomografía, ni una placa, ni un análisis de sangre, a lo que un señor
replicó que seguramente se trata de donaciones que, en lugar de
entregárselas al pueblo cubano, a quien están dirigidas, el Gobierno las
usa para ganar partidarios en toda América Latina. Los presentes
estuvieron de acuerdo en que aquello era criminal, con la miseria que
tenemos en este país.

Y así, entre quejas y opiniones -que si Maduro va por el mismo camino,
que si la atención médica que vale la pena en Cuba es la del Cira García
o la que reciben los venezolanos-, fue pasando el tiempo. De repente,
llegó otro médico con aspecto de extranjero, quien al poco rato abrió la
otra consulta.

Casualmente, fue esta la que le tocó a Catalina cuando llegó su turno.
La señora entró con miedo de que esta vez también le negaran la receta,
pero por suerte ocurrió todo lo contrario. Este médico tenía un bulto
enorme de aquellas, y no puso reparos en darle una a ella y otra a un
señor que se “coló” para pedirla.

Catalina salió muy contenta de la consulta, pues ahora podría continuar
con su tratamiento. Al pasar por la sala de espera, escuchó a los
pacientes que seguían desahogándose: que si un primo mío fue para
las UMAP por tener el pelo largo y oír a los Beatles, que si “este tipo”
es un descarado, tanto que los prohibió, y luego mandarle a hacer una
estatua a Lennon y decir que “él también es un soñador”, que si la
escasez es en los agros, porque en los hoteles y en las casas de los
“pinchos” no falta nada, que qué van a hacer para recuperar lo invertido
los que habían puesto salas de video, que se las mandaron a quitar todas
de un día para otro, en lugar de darles licencia…

Y de música de fondo, Juan Gabriel en el mp3 de la laboratorista y un
chorro de botándose de un tanque en la azotea.

Source: ““Con la miseria que tenemos en este país”: Descarga de vecinos
| Cubanet” –
http://www.cubanet.org/articulos/%e2%80%9ccon-la-miseria-que-tenemos-en-este-pais%e2%80%9d-descarga-de-vecinos/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Cubaverdad on Twitter
Archives