News and Facts about Cuba

Pánfilo y Obama vs. la Mesa Redonda

Pánfilo y Obama vs. la Mesa Redonda
El programa de televisión opinó sobre el juego de dominó entre el
de EEUU y el personaje humorístico
viernes, marzo 25, 2016 | René Gómez Manzano

LA HABANA, Cuba.- Una de las incidencias de la visita de Barack Obama
que mayores simpatías despertó en el pueblo cubano fue la participación
que tuvo en un par de sketches del popular programa Vivir del cuento,
junto al principal personaje de éste: el anciano Pánfilo.

El primer contacto de esa naturaleza fue antes del inicio del histórico
viaje, en una conversación convenientemente grabada. El viejo
protagonista desea llamar al poblado capitalino de Casablanca para
averiguar en el Instituto de Meteorología si se pronosticaba lluvia para
el juego de béisbol entre el Equipo Cuba y los Tampa Bay Rays.

En un supuesto cruce telefónico, Pánfilo comunica con la Casa Blanca en
Washington, y es Obama en persona quien sale al teléfono. Hay varios
intercambios, en el curso de los cuales el Presidente usa términos
criollos. Se habla de un “almendrón” como posible sustituto de su
imponente carro oficial “La Bestia”. El americano incluso emplea un
cubanismo: “¡No es fácil!”.

Este jueves, el programa Mesa Redonda abandonó por un rato su
estiramiento habitual para transmitir un segundo sketch. En esta
ocasión, Obama cumple con la promesa hecha a Pánfilo de acudir a verlo
cuando estuviera en La Habana. Ambos se sientan a una mesa de dominó
junto a dos amigos del último, y conversan durante cinco minutos.

En su presentación, la conductora suplente del programa propagandístico,
Arleen Rodríguez Derivet, calificó la simpática maniobra como
“despliegue mediático y de marketing político”. En un tono algo quejoso
y hasta acusatorio, afirmó que Obama utilizó ese procedimiento para
“transmitir sus mensajes”. También dijo que, en , no es
raro que los políticos acudan a los programas cómicos para ganar simpatías.

Creo que esta experiencia da pie para recordar un poquito de historia,
así como para hacer algunas breves consideraciones sobre las diferencias
entre un régimen de vocación totalitaria —como el que impera en Cuba
desde hace más de medio siglo—, y otro en el que rigen la y la
competencia entre los diversos candidatos que aspiran a cubrir un cargo
electivo.

En nuestro país, el divorcio entre la política castrista y el humor
empezó bien temprano. Corrían aún las primeras semanas de 1959, cuando
al popular semanario cómico Zig-Zag se le ocurrió publicar una
caricatura del entonces “Máximo Líder de la Revolución”, .
Conviene aclarar que el dibujo, aunque de intención chistosa, era
también muy respetuoso: el artista, lejos de intentar ridiculizar al
retratado, lo que hacía más bien era exaltar sus mejores rasgos.

No importó lo tímido del intento. La publicación de la parodia dio pie a
que el aludido, en uno de sus interminables discursos de aquella época,
desarrollara una tesis peregrina. El razonamiento (algún nombre hay que
darle) era, en esencia, el siguiente: Así había sucedido también en el
batistato: empezaban por burlarse de una persona, y después venían las
torturas y los asesinatos horrendos…

Si la memoria no me traiciona, la argumentación se prolongó durante más
de media hora. Como resulta fácil suponer, el intento de
caricaturización murió al nacer. Los graciosos colegas del Zig-Zag,
transformados en potenciales sádicos y homicidas gracias a la dialéctica
castrista, presentaron unas rápidas disculpas. A partir de ahí, el
“Comandante en Jefe” y los restantes “líderes de la Revolución” se
hicieron intocables.

Aquellos polvos trajeron estos lodos. Desde aquel momento, la grisura y
el aburrimiento se han convertido en parte sustancial del régimen que
sufrimos los cubanos. Es en ese contexto que surgen los sketches de
Obama y los comentarios de la señora Rodríguez Derivet.

Hay que reconocer que a esta última no le falta razón: “marketing
político”, sí; transmisión de un “mensaje”, también. Pero aquí vemos una
vez más, en vivo y en directo, las diferencias a las que yo aludía unos
párrafos atrás: las que hay entre un gobierno autoritario que tiene
garantizada su eternización en el poder, y los demócratas obligados a
competir para alcanzarlo o mantenerse en él.

De manera análoga, existen las divergencias entre una maquinaria
propagandística que se ve forzada a luchar en plano de igualdad para
obtener las simpatías de los ciudadanos, y un aparato de agitación y
lavado de cerebro, que controla todos los medios masivos de
comunicación, y se limita a lanzar sus aburridas consignas y a ordenar a
todos los órganos subordinados que las repitan a más y mejor.

Esto último es lo que sucede en Cuba con el coronel Alfonso Borges y el
herrumbroso aparato propagandístico que encabeza. Es probable que
algunos dirigentes castristas —si no de manera pública, sí en su fuero
interno— se estén preguntando ya cómo fue posible que un presidente
extranjero —¡y americano, para colmo!— “diera el primer golpe” gracias a
ese contacto con Pánfilo.

Si así fuera, les estaría muy bien empleado a los funcionarios que
prestan sus servicios en el tenebroso Departamento Ideológico del Comité
Central del único partido. Ojalá esta graciosa ocurrencia de los
estadounidenses sirva para que la alta dirigencia del Palacio de la
Revolución se convenza de dos cosas: que es necesario acabar con esa
burocracia nada imaginativa, y que hace falta “abrir un poco el dominó”.

Source: Pánfilo y Obama vs. la Mesa Redonda | Cubanet –
www.cubanet.org/actualidad-destacados/panfilo-y-obama-vs-la-mesa-redonda/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Cubaverdad on Twitter
Archives