News and Facts about Cuba

Chaguaceda – El gobierno cubano y la Iglesia Católica son cada día más compatibles

Chaguaceda: El gobierno cubano y la Iglesia Católica son cada día más
compatibles
Posted on 25 abril, 2016 by Café Fuerte
Principal, Puntos de vista

Las últimas dos décadas han sido testigo del renacimiento de la prensa
católica en Cuba. Si bien la mayoría de esas publicaciones fueron y
siguen siendo portavoces de la Iglesia, algunas se han abierto a la
discusión de temas que van más allá del ámbito eclesial. Es el caso de
Espacio Laical, revista fundada en 2005 por el Consejo de Laicos de la
Arquidiócesis de La Habana.

A partir de 2008, esta publicación católica se convirtió, no solo en uno
de los focos del debate sobre los problemas económicos, políticos y
sociales que enfrenta la Isla, sino en uno de los pocos medios de
comunicación que visibilizó la diversidad de ideas presentes en la
sociedad cubana contemporánea.

El investigador cubano Alexei Padilla Herrera se propuso analizar las
posibles contribuciones de Espacio Laical en la configuración de una red
de esferas públicas en donde pudieran discutir diferentes actores
sociales, acerca del proceso de reformas económicas en Cuba, desde una
perspectiva pluralista. En diálogo con el politólogo e historiador
Armando Chaguaceda, el investigador realizó un recorrido por las
nociones ideales de esfera pública, las características de la esfera
pública realmente existente en la Isla y los aportes de la revista
Espacio Laical al debate público en Cuba.

Precariedad de la esfera pública

AP: La mayoría de las discusiones acerca de la esfera pública colocan
como condición para su florecimiento, la presencia de un Estado derecho,
adscrito a los principios y de la democracia liberal ¿Podemos dar por
sentado la existencia de una esfera pública o de esferas públicas en
Cuba? Si esto fuera posible, ¿cuáles serían los rasgos que la distinguen?

AC: El concepto habermasiano de esfera pública remite al paradigma
republicano, pero tiene puntos de contacto con la tradición liberal.
Supone la existencia de un espacio de libre acceso de articulación de
discursos y articulación de opiniones, etc. Esta noción tiene un sesgo
muy normativo ya que en ninguna parte existe tal cosa; es un tipo ideal
de esfera pública al que las sociedades se acercan o no. En otro
momento he dicho que en Cuba existe una precaria esfera pública por el
entrecruzamiento de espacios de difusión de ideas y debate oficiales o
paraestatales, tolerados, acotados por ciertas reglas pero valiosos en
sí mismos y al que muchos le debemos parte de nuestra socialización
política juvenil, como las revistas Temas o La Gaceta de Cuba. Desde la
década de 1990 esos espacios existen con mayor sistematicidad. Son
espacios, que por cierto, se asemejan más al modelo de esfera pública
del siglo XVIII francés, que era un régimen autocrático con espacios de
debate más o menos abiertos pero restringidos en acceso, desconectados
unos de otros y con relativa poca incidencia en las políticas en curso.

La cubana es una esfera pública precaria porque los espacios están
desconectados uno del otro, y fragmentada en lo físico porque hay
personas que no van a un espacio u otro, o si van, no las dejan hablar
-como ha pasado con Reynaldo Escobar, con Manuel Cuesta. Y sobre todo
por esta idea de fragmentación inducida, que es el concepto que yo he
utilizado y significa que si te reúnes con X no puedes estar más aquí.
Debes impedir acceda a tu espacio autorizado y debes dejar de ir al
espacio de X, porque a él le paga la CIA. Es una esfera pública
precaria, además, en lo material; porque en casi todas son salas de
reunión privadas pertenecientes a personas con algunos recursos, caben
pocas personas y son susceptible de presiones del Estado para abortar
eventos críticos u oposicionistas.

Incluso esa precaria esfera pública que está en el limbo de lo oficial
tampoco recibe adecuada cobertura en los medios estatales. Siendo un
espacio donde se han discutido temas importantes, ¿cuántas veces ha
salido por el Noticiero Nacional de Televisión el Último Jueves de
Temas? Ni siquiera esas iniciativas, que por otra parte funcionan como
espacios de monitoreo, tienen toda la cobertura de los medios estatales.

Cuba en fase postotalitaria

AP: Algunos autores, como la estonia Marju Lauristin, el ruso Victor
Voronkov; los alemanes Gábor Rittersporn, Malte Rolf y Jan Behrends,
junto a los norteamericanos Marc Silberman y David Bathrick han dedicado
una parte de su vida académica al estudio de la estructura y
funcionamiento de la esfera pública en los países ex socialistas, que si
bien compartían similitudes, no eran iguales. La mayoría de estos
autores se refieren a la existencia de una multiplicidad de esferas
públicas que desde posiciones críticas e incluso de enfrentamiento,
concurrían con la esfera pública oficial que era el escenario de
expresión del Partido-Estado. Además de destacar la importancia las
publicaciones culturales y académicas, así como los espacios de
discusión organizados por la intelectualidad crítica de aquel país,
estos investigadores coinciden que independientemente del nivel de
autonomía que estas esferas pudieran alcanzar, no conseguían estar al
margen de la mirada omnisciente de las autoridades políticas y policiales.

Las semejanzas entre los regímenes políticos establecidos en países como
la República Democrática Alemana, y la propia Unión Soviética, con el
vigente en Cuba, hacen sus investigaciones sean referencias
importantísimas en cualquier estudio sobre la esfera pública en el
contexto cubano contemporáneo. Lamentablemente, son prácticamente
desconocidos en Cuba. En mi último viaje a la Isla, pude constatar que
las investigaciones sobre esfera y espacio público, realizadas por los
estudiantes de pre y post-grado de la Facultad de Comunicación de la
de La Habana, se aprecia un intento, a veces forzado, de
hacer una adaptación del ideal habermasiano para entender la esfera
pública en el país. Eso podría estar dado por la falta de una producción
teórica propia, o sea, hecha en Cuba y accesible a los estudiantes e
investigadores. Por tanto, asistimos a la importación de esos conceptos
que muchas veces son asumidos como universales, capaces de explicar
cualquier realidad.

En cuanto al término totalitarismo -y otros relacionados con aquel- noto
que aun genera cierto rechazo en la izquierda, cuando se usa para
caracterizar regímenes establecidos en los países que adoptaron el
socialismo de Estado. Es muy probable que la obra de Hannah Arendt Los
orígenes del totalitarismo haya propiciado que toda mención del
calificativo en cuestión se asocie a los crímenes cometidos por el
nazismo y el estalinismo. Creo que lo primero es recordar que las
descripciones de Arendt están enmarcadas en periodos específicos de la
historia de y la Unión Soviética. Pero sin duda, que han sido
los medios de comunicación lo utilizan para demonizar a determinados
países. Aclaradas esas cuestiones, desde una perspectiva científica
¿cómo podrías calificar al régimen político existente en Cuba?

AC: Yo suscribo la idea de Juan Linz de que Cuba está en una fase
post-totalitaria. Primero porque los rasgos del totalitarismo son muy
claros. Son los rasgos que definieron Hanna Harendt, Brzezinski y otros
autores: una extrema concentración de poder en un líder carismático, un
partido único, una movilización participativa y militar de la población,
una ideología coherente de Estado y una economía casi totalmente
estatalizada. Esos factores, si bien están presentes en Cuba, no están
presente con la intensidad de otros tiempos.

Quiero decir, en Cuba estamos en el tipo de régimen post-totalitario que
señalaba Juan Linz, duro en algunas de sus dimensiones. Por ejemplo, si
lo comparas con Yugoslavia en los años 80 (del siglo XX) o con Polonia,
en un momento histórico que no era este, los márgenes de agencia, de
articulación, incluso de disenso en las élites intelectuales, eran
iguales o, a veces, algo más avanzados que en la Cuba actual. Por
ejemplo, en la Universidad de Belgrado intentaron expulsar a los
profesores marxistas críticos del grupo Praxis y eso demoró muchos años
porque la facultad de Sociología se resistió. En Polonia había
universidades clandestinas formada por intelectuales críticos. Además,
en ambos países el sistema apelaba mucho menos a mecanismos coercitivos,
sino a tener a la gente tranquila por la vía del consumo, de tener
surtidas las tiendas.

Cuba es un post-totalitarismo que preserva todavía muchos rasgos
totalitarios. Por ejemplo, la presencia del líder histórico. Ya Raúl no
habla tanto como Fidel, no es carismático pero sigue siendo un actor
central en el sistema político. El poder cubano no reposa sobre un
partido o una clase burocrática, sino sobre el peso del liderazgo
histórico, de los militares y su concepción (militar) de la política. En
la contra la oposición todavía se usan turbas en actos de
repudio, eso no es tan afín a un modelo post-totalitario, más relajado,
donde hay otros mecanismos de control y se apela a generar consenso por
el desempeño económico. El cubano es un post-totalitarismo donde
sobreviven aristas totalitarias importantes: usos y costumbres del
poder, un diseño constitucional copiado de la constitución soviética de
1936, de diseño estalinista y un estado dueño de la economía.

Ancianos, militares y familiares cercanos

AP: El politólogo alemán Bert Hoffman escribió un artículo en 2011 donde
explica que Cuba no fue un típico estado socialista unipartidista como
sí lo fueron los integrantes del campo socialista. El autor considera
que en el régimen cubano es una suerte de “amalgama” porque en él se
entremezclan elementos de militarismo, personalismo y la existencia de
un partido único, con una autoridad carismática (liderazgo de Fidel
Castro) y una autoridad racional-legal. Esto último sería un estado que
dirige la economía por medio de instituciones con métodos de trabajo de
estilo soviético. A partir de esa apreciación, Hoffmann caracteriza el
régimen cubano actual como socialismo de estado carismático. A
diferencia del caso chino y vietnamita, en Cuba el Partido Comunista
como institución no ha asumido totalmente el control de la economía y la
política. Muestra de ello, nos dice Hoffmann es que no aparecen
públicamente críticas a la gestión del líder, se continúa usando el
capital simbólico de la figura de .

AC: Yo coincido con Bert Hoffmann, más sostengo que el caso cubano debe
ser considerado como un régimen post-totalitario. Los elementos que te
mencionaba anteriormente estaban presentes en contextos más relajados
como el polaco o el húngaro y en otros más duros, como la propia Unión
Soviética. Es cierto que en Cuba hay elementos del “trópico” como la
existencia de un líder carismático; mismo que hoy no está y es
substituido por un líder ausente que tampoco empodera al Partido
Comunista. A eso debemos añadir el factor familiar (una especie de
clan), de los militares, todo esto en sintonía con la tradición
latinoamericana. En Cuba no es el Partido la fuerza dirigente, como
dicta la Constitución, sino un grupo cerrado de ancianos, militares y
familiares cercanos.

Visiones alternativas al Estado

AP: A propósito de Polonia, Juan Linz y Albert Stepan esclarecen que
aquel país no llegó a ser un estado totalitario pleno, pues el régimen
no consiguió menguar totalmente el pluralismo social, que favorecía la
resistencia de la sociedad a la ideología oficial. Otros aspectos
importantes fueron la influencia de la Iglesia católica polaca, el
abandono de la colectivización de la producción agrícola, hecho que
limitó la penetración del Estado en esa actividad económica y favorece
cierto nivel de autonomía de la sociedad civil.

Gábor Rittersporn, Malte Rolf y Jan Behrends apuntan que en Alemania y
Polonia, las iglesias cristianas fueron las esferas públicas más
influyentes. Aseguran que al inicio los regímenes socialistas
instaurados en ambos países, se enfrentaron a una esfera pública
alternativa con mejor infraestructura y redes de comunicación que
aquellas que las autoridades consiguieron desarrollar. Desde la década
de 1990 publicaciones religiosas cubanas, especialmente católicas, se
tornan portavoces de visiones de país alternativas a la enarbolada por
el Estado socialista cubano. Muchas de estas revistas se convierten en
escenarios para el ejercicio de la crítica y propician la participación
de actores que no son visibilizados por los medios de comunicación
oficiales. ¿Cómo valoras el papel desempeñado por las publicaciones
católicas y su contribución a la constitución de un debate plural en Cuba?

AC: Hay tres revistas que destacan. En primer lugar, Vitral, cuando fue
dirigida por Dagoberto Valdés desde su fundación en 1994 hasta 2007; la
revista Palabra Nueva, a cargo de Orlando Márquez, y Espacio Laical,
bajo la dirección de Roberto Veiga y Lenier González. Son las tres
revistas que de alguna manera marcan una impronta en algo que puede ser
una esfera pública católica -y más allá- en la Cuba postsoviética. A
Vitral la conocí muy poco, apenas leí los últimos números que conseguí
en una visita a la arquidiócesis de Pinar del Río en 2007. De Palabra
Nueva leí menos textos aún. La que más conocí, seguí y colaboré fue con
Espacio Laical.

Creo que Espacio Laical influyó mucho en la Isla porque, en primer
lugar, tuvo dos personas que le imprimieron un sello diferenciador. Dos
laicos preocupados por temas sociopolíticos, con la vocación de abrir un
espacio de debate y con el permiso de la alta jerarquía -en especial del
Cardenal Jaime Ortega- lo que permitió su desarrollo en una coyuntura
donde el Estado abrió debates limitados. Limitados por temas y por
convocatorias, pero debates al fin. Entonces la propia sociedad civil,
en toda su heterogeneidad -desde la opositora hasta la que no se asume
opositora pero tampoco oficialista- empezó a difundir ideas y a
entrecruzar debates en blogs y en foros de discusión.

Pluralismo limitado

AP: Pudiéramos considerar que dentro del universo mediático oficial
cubano, la revista católica Espacio Laical es un medio alternativo. Sin
, se observa que algunas de las personas que colaboran con la
citada revista expresan sus críticas a determinados aspectos de la
gestión gubernamental pero no es común que aparezcan actores
oposicionistas. ¿Cuáles podrían haber sido ser los criterios de
inclusión/exclusión de los gestores de Espacio Laical?

AC: Lo primero es reconocer que, aunque Espacio Laical fue un proyecto
dirigido por laicos católicos, se trata de una publicación vinculada a
la Iglesia. La Iglesia es, institucionalmente hablando, el actor
político interno más fuerte después del Gobierno, y tiene una filosofía
institucional muy clara: no es confrontacional. Por tanto, no van a
incluir opositores a abiertos ni publicando en sus revistas ni como
ponentes en los eventos que organiza. Se trata de un espectro de
pluralismo limitado, pero mucho más plural que el resto de las
publicaciones cubanas que abordan temas sociales. En Espacio Laical
publicaron socialistas críticos, reformistas que priorizaban la línea
económica, tecnócratas de las instituciones oficiales, economistas de la
diáspora, etc. Políticamente hablando, quienes quedaron fuera eran
miembros de la oposición abierta, en especial residentes en la isla.
Incluso fuimos publicados intelectuales con posturas críticas del
régimen político vigente. Es decir, que Espacio Laical acogió y dio foro
a un pluralismo limitado, a partir de los vínculos con su matriz
eclesial y de su propio discurso moderado de reconciliación y de diálogo.

AP: Sin embargo, algunos disidentes y opositores hicieron parte del
público que asistía a los debates convocados por la revista.

AC: Tengo entendido que algunos disidentes participaron como público.
Han estado allí [ya fallecido] o Dimas Castellanos,
que tienen un posicionamiento más moderado, que son individuos antes que
grupos y que estaban en retiro del activismo. La revista los incluyó, en
ese rol acotado.

Simpatía por los jesuítas

AP: ¿Podrías referirte a la relación de colaboración que mantuviste con
la revista?

AC: Como toda revista, cuando preparaban un dossier sobre un tema en el
me consideraban experto, me invitaban a colaborar. Pero nunca jamás me
censuraron nada. Solamente en una ocasión me pidieron no publicar un
artículo que ya estaba aprobado, pero lo hicieron con mucha delicadeza.
Y no fue una cuestión de censura política, sino de coyuntura y
sensibilidad humana: ocurrió por los días del fallecimiento de Hugo
Chávez. Yo había hecho un análisis de la situación de con
críticas a Chávez como mandatario y a algunas de sus políticas, pero
ninguna ofensa hacia su persona. Sin embargo, comprendí que se trataba
de una cuestión de eticidad de parte de los católicos y no un acto de
censura, pues en ese caso, no hubiese continuado mi colaboración con ellos.

Del lado de la Iglesia, creo que lograron tener la mejor revista, no de
ciencias sociales, sino de análisis y opinión de problemáticas sociales,
de la Cuba raulista. Porque Temas se convierte en una revista más
académica y menos enfocada en los problemas actuales-ya no es más la
revista de 1994, 1995, 1996- que Espacio Laical. Yo veo que a un sector
ilustrado y progresista de la Iglesia, con formación y mirada jesuita,
sofisticada, con preocupación por los temas sociales, institucionales y
políticos. Hasta qué punto esa visión jesuita, independientemente del
papa Francisco, sea la dominante en la Iglesia cubana no lo sé. En lo
personal me sentía cómodo porque tengo simpatía por el pensamiento de
los jesuitas. Lenier y Veiga tenían una formación muy progresista pero
no sé hasta qué punto así fuese así el resto del consejo editorial.

La confusión cubana

AP: En entrevistas realizadas a inicios de 2016, Lenier González, ex
viceeditor de Espacio Laical, señaló que no tuvieron espacio en la
revista los que propugnaban un cambio régimen en Cuba, quien el
bloqueo/embargo y los que apostaban por la violencia interna para
promover transformaciones políticas.

AC: A partir del debate que se va abriendo paso en Espacio Laical desde
2009, cuando se habla de hacer cambios profundos a la Constitución, de
cambiar el rol del Partido dentro del sistema político, no importa que
lo hagas desde la izquierda o la derecha: se está hablando de un cambio
del régimen vigente, de modificar las reglas e instituciones que
sustentan el ejercicio del poder. Lo que pasa es que en Cuba se confunde
el cambio de régimen con desestabilización o invasión de una potencia
extranjera; eso es otra cosa. Pero usar el calificativo que estaban
fuera quienes propugnaban un cambio de régimen es falaz. Desde ese punto
de vista, incluso buena parte de los intelectuales de la izquierda
crítica, tolerados por el Estado cubano, estarían automáticamente fuera
de esas reglas del juego, pues en sus textos proponen cambios
estructurales, tal vez socialistas, pero que rompen con la lógica del
modelo soviético vigente en Cuba.

De otro lado, sale una y otra vez la idea de la violencia. Dejémoslo
claro: no hay una organización entre las principales opositoras (Damas
de Blanco, Estado de SATS, Unión Patriótica de Cuba) que propugne la vía
violenta, como hacían las organizaciones contrarrevolucionarias de los
años 60. No hay una sola que la considere en sus bases programáticas o
en sus métodos de acción. Salvo que se considere el ejercicio de la
protesta o el ejercicio de la opinión como acciones violentas. Se puede
decir que hay organizaciones que tienen filiación ideológica con la
derecha republicana, que tienen vínculos con congresistas y yo con eso
no estoy de acuerdo… pero de ahí clasificar como actores violentos a
esas personas, me parece un despropósito o una mentira con connotaciones
muy peligrosas para las personas cuestionadas.

En tercer lugar, lo de los vínculos con actores exteriores es un asunto
en el que mucha gente tiene tejado de vidrio. En el mundo entero existen
vínculos con entidades extranjeras, financiamiento y eso no define tu
agenda: se tiene que definir que el vínculo extranjero condiciona
directamente tu agenda y que esas actividades van en un sentido de
lesionar la seguridad nacional. Muchos actores que interactuaban con los
editores de Espacio Laical, tienen una vocación y articulación
transnacional: la izquierda crítica emergente, el Observatorio Crítico
con los libertarios europeos y latinoamericanos, Cuba Posible con sus
aliados en y Europa, pero también el Partido Comunista de
Cuba. Así que el argumento de lo extranjero también es falaz. Es mejor
asumir que no se publicaba intelectuales de la oposición y punto.

Si se dice que estaban dispuestos a dialogar desde la ética y lo
propositivo ¿quién puede decir que un intelectual como Manuel Cuesta no
es una persona decente, equilibrada, pausado, dentro de la oposición
cubana? Sin embargo, no publicó allí.

La línea roja de los editores

AP: La revista propició la discusión pública de temas complejos, como el
artículo 5 de la Constitución que define al Partido Comunista de Cuba
como la fuerza superior dirigente del Estado y la sociedad cubanos.
También planteó la pertinencia de aprobar la elección directa del
del país. A diferencia de las airadas réplicas que desde el
Gobierno provocaban las cartas pastorales de los Obispos o las críticas
hechas públicas por figuras de la Iglesia, parece que hoy las
autoridades del Partido-Estado son más tolerantes ante estos debates que
Espacio Laical organiza. Si así fuera, ¿a qué se debería esa tolerancia
o permisibilidad de las autoridades gubernamentales cubanas?

AC: Habría que preguntarle al Gobierno. Yo puedo inferir que se deba a
la coyuntura. Hay un debate oficial que se abre años atrás y eso
coincide temporalmente con la aparición del fenómeno de los blogs, con
una mayor crítica desde sectores de la sociedad, etc. Son factores que
creo coinciden temporalmente. Por otro lado, creo que las buenas
relaciones del Cardenal, que es la máxima figura de la Iglesia, con Raúl
Castro -relaciones visibles en el papel de mediador de Ortega en el
proceso de excarcelación de presos políticos- y el acercamiento Iglesia
–Estado favoreció ese ambiente de debate.

También los propios editores tuvieron una línea muy clara y daban cabida
a voces críticas, a las críticas más profundas, más estructuradas y más
directas que se podían leer en una publicación impresa en Cuba. Criticas
fundamentadas, voces diversas, pero siempre con el límite de que
aquellos actores que se asumieran, o mejor, que el Estado identificara
como oposición real y activa no tendrían cabida como articulistas en la
revista. Sí pudieron estar algunos en los debates y después en las
transcripciones de los debates aparecía, pero no como articulistas,
salvo -y muy al final de su vida- casos como el de Oscar Espinosa Chepe.
La línea roja la tenían muy clara los propios editores.

AP: ¿Ese accionar prudente de los antiguos editores de la revista,
estaría relacionada con la intención de la Iglesia de no afectar sus
relaciones con el Estado cubano? Relaciones que han mejorado en las dos
décadas precedentes y muestra de ello son las visitas de los tres
últimos pontífices de Roma a Cuba, e incluso, la entrega, por parte del
Gobierno, de antiguos inmuebles que pertenecían a la Iglesia y la
autorización para la edificación de un nuevo seminario, a cuya ceremonia
inaugural asistió el propio presidente Raúl Castro.

AC: Yo creo que la Iglesia católica cubana ha ido ganando espacio social
y tiene una relación muy cercana al gobierno, casi de funcionalidad
mutua, lo que no quiere decir que compartan una misma agenda. ¿En qué
sentido? Debemos entender que son los dos actores más habilitados para
tener una relación estrecha porque son parecidos. Los dos son
verticales, jerárquicos, se basan en dogmas, los tienen una estructura
centralizada y personalizada. En términos culturales, el universo de
símbolos de uno y del otro son cada vez más compatibles. Imagina las
dificultades del Gobierno para entenderse con las sectas afrocubanas que
son descentralizadas y que no son institucionales. O con ciertos cultos
protestantes. Con la Iglesia católica hay mayor compatibilidad
organizacional.

Lo segundo es que la Iglesia está tratando de recuperar todo el espacio
espiritual (trabajo pastoral para incrementar el número de fieles) y
mundano (educación, acciones de caridad, acceso a los medios etc.) que
pueda. Para eso está jugando a mantener el diálogo con el Gobierno
cubano y servirle de apoyo, como aconteció con lo de los presos. Por
otro lado, el Estado cubano cambia. De aquella idea de Estado
prototípicamente totalitario que quiere estructurar a la sociedad y
seducir el alma de la gente muta a un estado que va conformarse más con
la anuencia de su población. Hay una diferencia: una cosa es que yo
quiera convencerte de que lo que hago es justo y deseable y otra cosa
que a mí me interese solo tu obediencia convencerte porque tú sabes que
tienes que hacer y punto. Yo creo que hay el cambio que va de un estado
totalitario a un estado post-totalitario, en términos de la teoría de
Juan Linz, en cuanto a la concepción del Estado y su relación con la
sociedad.

Fuera de juego

AP: A pesar de la línea seguida por Roberto Veiga y Lenier González, en
junio de 2014 los lectores de Espacio Laical fuimos sorprendidos por el
anuncio de su renuncia. ¿Qué pudo haber motivado su salida del proyecto
cuando se encontraba en uno de sus momentos más altos?

AC: Es muy interesante ver como ellos salen del juego en el momento en
que el debate comienza a subir del tono, cuando empieza a hablarse de la
oposición, se publican posturas más críticas. Veiga y Lenier aluden a
la responsabilidad de un sector de derecha de la Iglesia. No me parece
plausible el argumento según el cual el sector conservador en la Iglesia
haya descabezado a la revista en el momento que esta estaba adquiriendo
más criticidad. La Iglesia es muy jerárquica y centralizada y su
dirección está teniendo una relación de buena a excelente con el
Gobierno cubano. Mi hipótesis es que, efectivamente, había gente muy
conservadora en la Iglesia a la que no le gustaba los discursos LGBT o
de que habláramos de un socialismo democrático en Espacio Laical, pero
no creo que ese sector tenga el poder para descabezar una revista justo
cuando estaba haciendo una crítica muy profunda, quizás no afín a una
visión conservadora, pero tampoco complaciente con el Gobierno. Además,
no creo que tuviera sentido que esa derecha eclesial haya sacado a los
amigos para, después, designar un equipo que la ha bajado el perfil a la
publicación. Yo creo que, al final, Lenier y Veiga (y el proyecto de
“ese” Espacio Laical) caen víctimas de un fuego cruzado, donde
incomodaron a un sector conservador en la Iglesia pero más al sector que
quería congraciarse el Gobierno y al propio Gobierno.

En resumen, creo que el proyecto existió por la entrega, voluntad y
capacidad de trabajo de Lenier y Veiga, en medio de una coyuntura
política, pero al avanzar a una crítica más estructural, comenzó a ser
más incómodo para el sector que quiere aumentar el peso social de la
Iglesia, a costa de eliminar o reducir cualquier intervención política
explícita. Lo que es muy coincidente con lo que parece que el Gobierno
quiere. Estamos hablando de dos actores -Estado cubano e Iglesia
católica- que comparten una dirección centralizada, una ideología
oficial y una visión conservadora del cambio social.

Source: Chaguaceda: El gobierno cubano y la Iglesia Católica son cada
día más compatibles – Cafe Fuerte –
cafefuerte.com/cuba/28629-armando-chaguaceda-gobierno-cubano-la-iglesia-catolica-dia-mas-compatibles/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Cubaverdad on Twitter
Archives