News and Facts about Cuba

Un partido que viola sus estatutos

Un partido que viola sus estatutos
Los comunistas juegan a engavetar los acuerdos de sus propios congresos
Martes, diciembre 20, 2016 | Martha Cabello

LA HABANA, Cuba.- El régimen que detenta el poder en el país acostumbra
a no cumplir sus propias leyes, regulaciones, orientaciones y acuerdos.
Al parecer es algo que le ha transmitido el Partido Comunista de Cuba
(PCC) en su función constitucional de ser “la vanguardia organizada de
la nación cubana, fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado”.

Y es que, cuando usted lee los Estatutos del PCC, se da cuenta que esta
institución no cumple ni sus propias normativas. Habría que comenzar por
decir que los congresos deben celebrarse cada cinco años, de forma
ordinaria. Sin , desde su creación en 1965, transcurridos 51
años, solo han celebrado siete congresos. El primero, diez años después
de su fundación, le siguieron los de 1980 y 1985, según lo establecido;
pero después comenzaron a diferenciarse en seis años: 1991 (en Santiago
de Cuba) y 1997 el V Congreso, que a algunos le parecía el último,
porque no fue hasta el año 2011 ―nada menos que 14 años después― que se
llevó a cabo el siguiente, ya bajo la égida de Raúl Castro.

En particular, el VI Congreso se conoció por la creación de los
Lineamientos de la Política Económica y Social y tuvo como punto clave
el cese del mando de .

Ya el siguiente Congreso fue diferente a todos. Solo los participantes
levantaron las manos para dar facultades al Comité Central y, aunque se
había planteado por el X Pleno que se efectuó en febrero de 2015 que
desde ese momento y hasta el primer cuatrimestre del siguiente año se
llevarían a cabo asambleas municipales y provinciales de la
organización, la preparación de cuadros y militantes, la realización de
una consulta popular y el procesamiento y aprobación de los documentos
finales, nada de esto se cumplió.

Consistió en un congreso como para decir que no se había dejado de
hacer, el mensaje que se trasladó a los militantes fue el mismo de
siempre: ¿para qué reunirnos si las decisiones están tomadas? Supongo
que algo que debió defraudarlos, porque sirvió para decirles, en buen
cubano: “Ustedes no pintan ni dan color”.

Pero la celebración de estas grandes reuniones partidista no es lo único
que se incumple de los estatutos. De igual forma se supone que entre dos
congresos se celebre una Conferencia Nacional, y desde que se fundó el
Partido ha habido una sola, en enero de 2012.

Igual sucede con los plenos, que deben efectuarse una vez al año al
menos, porque el Buró Político los puede convocar de forma
extraordinaria, y en todo el tiempo transcurrido solo se han hecho 10.
Hasta el momento, en el 2016 no se ha efectuado alguno. Pero de todas
formas lo que se supo del último indica que se engaveta lo que se acuerda.

Por ejemplo, la prensa anunció ―con relación al proceso eleccionario―
que se preveía la puesta en vigor de una nueva Ley Electoral y la
posterior realización de las elecciones generales. De igual forma se
mencionó en este X Pleno que la Asamblea Nacional del Poder Popular
tendría una importante actividad legislativa en los años venideros; pero
al menos en todo lo que va de 2016 solo se espera que se apruebe a
finales de diciembre, la Ley de las Aguas Terrestres anunciada en varias
ocasiones por los medios.

De igual forma se advirtió del perfeccionamiento de la División Político
Administrativa y la generalización del nuevo modelo de funcionamiento de
los Órganos Locales del Poder Popular, experimento que se hace en la
actualidad en las provincias de Artemisa y Mayabeque; lo que ―se supone―
conllevaría a fortalecer el papel del municipio, para que disponga de la
autonomía necesaria, sustentada en una “sólida base económica”.
Traducido a la práctica, es que los delegados son meros tramitadores de
quejas y no puedan dar solución alguna a los problemas que plantean sus
supuestos electores.

Es bien sabido que entre los principales problemas que tiene que
resolver el régimen se encuentra la descentralización de los recursos y
las decisiones; a lo que habría que añadir la necesidad de modificar la
Constitución de la República, la Ley Electoral y la Ley de Asociaciones.
Todos estos pasos son imprescindibles incluso para la dictadura; pero
pienso en estos momentos no cuentan con la posibilidad de desarrollar la
labor política, ideológica y organizativa que conllevaría este proceso.

El freno está en la base, donde no se dispone del apoyo de la
militancia, cansada de ser un objeto dentro del Partido, sin ser
considerada para ninguna decisión, sin cumplir lo establecido en los
estatutos de la organización y cada vez más vilipendiada. Es por eso
que el propio José Ramón Machado Ventura tuvo que reconocer en el pasado
Congreso del PCC, que había disminuido la cantidad de miembros en la
institución.

A la alta dirección del país no le interesa que se viole lo establecido,
mucho menos que los que están por debajo sean corruptos, todo esto lo
deja correr; lo que no se puede es pensar diferente y mucho menos
protestar. A los que están mandando poco les interesa empeñar la palabra
y después no cumplir; a eso los enseñó Fidel Castro y ahora todos
repiten: “Yo soy Fidel”.

Source: Un partido que viola sus estatutos | Cubanet –
www.cubanet.org/opiniones/un-partido-que-viola-sus-estatutos/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow Us
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusCheck Our Feed
Donate for Servers
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Cubaverdad on Twitter
Archives